Inicio
Declaración Doctrinal

Declaración Doctrinal

El colegio puede definirse por la siguiente exposición de principios:

  1. La Biblia, que es la inerrante e infalible Palabra de Dios, constituye la suprema norma de fe y vida cristiana y, por tanto es la base o fundamento de la labor educativa de éste colegio Cristiano. La autoridad última en todos los asuntos de fe, orden y moral ,es y debe ser únicamente la Biblia. Asimismo, consideramos que la más completa expresión de su interpretación se encuentra en la Confesión de Fe Bautista de Londres de 1689.

  2. Como parte vital de la educación, a los niños se les enseñará que el mundo y la vocación del hombre, solamente pueden ser comprendidos correctamente en relación con el Trino Dios, Quien por Su creación, restauración y gobierno, dirige todas las cosas para la venida de Su Reino y la glorificación de Su nombre.

  3. El pecado del hombre, el cual trajo sobre la humanidad la maldición de Dios, lo vuelve en contra de su Creador, de su prójimo y del mundo; distorsiona su visión del verdadero significado y propósito de la vida; y desorienta la educación de los niños.

  4. Nuestro Salvador, el Señor Jesucristo, es el Redentor, la Luz y el Camino de nuestra vida humana en todos sus aspectos. Sólo a través de Su vida y obra, y de la obra de Su Espíritu, somos guiados en la verdad y por la fe afianzados en nuestro propósito, como hechos a la imagen de Dios. Por tanto, el Evangelio es el poder de Dios para renovar nuestra labor educativa.

  5. La responsabilidad primaria de la educación descansa en los padres, a quienes los niños les son confiados por Dios. A ellos es a quienes se les manda a criar a sus hijos en disciplina y amonestación del Señor. Por tanto, cualquiera en quien el padre encomiende el aspecto de la enseñanza debe satisfacer los mismos requisitos bíblicos esperados de los padres. Los profesores cristianos, obedeciendo a Dios y cooperando con los padres, tienen una responsabilidad pedagógica única al educar el niño en la escuela en el temor a Dios.

  6. En vista de que las promesas de Dios y sus respectivas condiciones son para toda la comunidad cristiana, y dado que la educación cristiana contribuye al avance del reino de Dios, es esencial que los padres y la comunidad cristiana establezcan y mantengan escuelas cristianas a través de sus oraciones, trabajo y generosa contribución.

  7. El Propósito del CBG es educar los niños para una vida de obediencia a su llamado en el mundo como portadores de la imagen de Dios. Este llamado es a conocer la palabra de Dios y Su creación, responder a sus Palabra en fe y arrepentimiento, consagrar la totalidad de su vida a Dios, amar a su prójimo, y ser mayordomo de su labor cultural dada por Dios.

  8. El CBG toma en cuenta la variedad de habilidades, necesidades y responsabilidad de los jóvenes; sus talentos y vocaciones como portadores de la imagen de Dios; así como también sus defectos y deficiencias como pecadores. Esto requiere que se establezcan las metas de enseñanza y aprendizaje, programas académicos, en fin, todo aquello que mejor los prepare a vivir por la gracia de Dios, como cristianos obedientes y comprometidos en servir a sí mismos y a su propia generación en la comunidad que les ha tocado vivir, para la expansión del Reino de Cristo sobre la tierra y para la gloria de su nombre.

  9. El CBG está organizado y administrado de acuerdo con los estándares y regulaciones escolares legales, pero a la misma vez tiene la libertad de operar de acuerdo con los principios de las Escrituras.